30 abr. 2016

Personas con discapacidad visual pueden y deben hacer deporte.

Un grupo de profesores de Educación Física y entrenadores deportivos de las provincias de Pontevedra, Ourense y A Coruña participaron ayer en el centro de recursos educativos (CRE) de la ONCE en una jornada sobre deporte accesible para personas ciegas o con baja visión. La sesión, de cuatro horas, incluyó una parte teórica y otra práctica impartida por Sandra López Calvo, especialista en Educación Física de la ONCE.

Una persona ciega o con baja vosoón puede y debe hacer deporte, es una necesidad imperiosa que lo practiquen, solo hay que ayudarles porque si tienen miedo es porque se sienten inseguros, explicó la experta. En la parte teórica los participantes recibieron explicaciones sobre la adaptación de los materiales a través de la textura o el sonido. Es muy importante cómo se transmite la información, apuntó Sandra López.

En la parte práctica, docentes y monitores experimentaron la sensación de no ver o ver mal con unas gafas de baja visión o visión borrosa: 
«Decían cosas como: No puedo; o Me desoriento;». También se abordaron los materiales específicos como la pelota que se usa en el goalball, un deporte paralímpico para ciegos en el que se usa un balón con cascabel y unas líneas en relieve en la pista, la cuerda de guiar en atletismo o la bicicleta tándem para ciegos. «En el tándem la persona invidente va detrás y quien coordina es el que va delante, que tiene dirigir y anticipar con la voz cuando se empieza a pedalear o cuando hay que torcer porque hay una curva a la derecha», relató Sandra López.

El objetivo de la jornada organizada por el CRE de la ONCE es contribuir a mejorar la inclusión en el deporte de las personas ciegas. Hoy se completará la iniciativa con una sesión dirigida a las familias. Padres e hijos invidentes o con discapacidad visual recibirán formación deportiva. En concreto, se les enseñarán recursos táctiles y cinestésicos (tiene que ver con el equilibrio) para favorecer su integración.